Técnicas de estudio I: La teoría

  
   ¡Hola guisantillos! ¿Cómo va todo?
   
   ¡Han comenzado las clases!, lo cual se resume en tres cosas: Madrugar, estudiar y estrés. No puedo ayudaros con la primera y con la última, pero intentaré echaros un cable con la segunda. 

   ¿Y quién soy yo para hablar de técnicas de estudio? Vale, no soy profesora ni psicóloga, pero soy una persona con problemas a la hora de estudiar y, en general, de prestar atención o concentrarse en algo. He probado muchas técnicas de estudio (muuuchas), he ido hasta a clases para que me enseñen a estudiar y, es irónico, pero el método más efectivo (al menos para mí) me lo enseñó mi hermana mayor (una estudiante brillante, no como yo). 
   Esta técnica ha mejorado mis notas y me ha abierto la puerta a los cuatro títulos que actualmente poseo. Cabe decir que yo nunca he sido una alumna de notas impecables, de hecho me considero bastante mediocre (salvo excepciones) y he repetido este curso (y muchos anteriores), pero desde que puse en práctica estos pasos mis notas han mejorado mucho. Soy consciente de que mucha gente está perdida a la hora de estudiar y/o no sabe como hacerlo, por eso me gustaría compartir esto con vosotros y todo aquel que necesite ayuda. 
   Obviamente no es una fórmula mágica y es necesario mucho tiempo y esfuerzo. 


   A parte del método "Karla-sensei" (a partir de ahora lo llamaré así) os voy a dar algunos consejos basados en la experiencia propia y que considero muy importantes:

1º- Tener el estomago lleno: Antes de empezar a estudiar asegúrate de no tener hambre, de haber comido bien y de tener provisiones cerca (especialmente si no estudias en casa y vas a la biblioteca). Comer es super importante. A parte de que el estomago vacío es una gran distracción el cerebro necesita sus azucares, su fósforo, su B, su B12 y sus cosas para funcionar correctamente. Así que, llénate de frutas, verduras y comida en general antes de estudiar. Eso sí, evita la comida basura, ya que los azúcares que ésta contiene se "gastan" mucho más rápido y en seguida volverás a estar cansado/a y con hambre. 

2º- Agua: El agua es otro de esos tesoros de la vida. Estar bien hidratados es fundamental para estudiar, ya que la falta de agua provoca dolor de cabeza, ergo reduce nuestra concentración. Una buena idea es hacer un zumo con frutas varias, agua y algún vegetal, así matamos dos pájaros de un tiro. 

3- Lugar tranquilo libre de distracciones: El sitio en el que se estudia también es algo fundamental. Debe estar bien iluminado para cansar la vista lo menos posible y evitarnos esfuerzos innecesarios. Debe ser lo suficientemente amplio para no fatigarnos y estar despejado, ordenado (el desorden a mí es una cosa que me distrae muchísimo), ventilado, con una temperatura agradable (si no la tiene siempre podemos recurrir a la ropa y las mantas; No es coña, tengo llevado mantas a la biblioteca) y ser lo más silencioso posible (se que hay gente que estudia con la TV puesta o escuchando música; En serio ¿cómo?)

4º- Ropa cómoda: Creo que esta es bastante obvia; Vamos a estudiar, no a una pasarela, y la ropa ceñida o de ciertos tejidos, así como el calzado, puede incomodarnos y distraernos.

5º- ¡Cuidado con Internet!: Internet es una bendición y una maldición. Normalmente se recomienda estudiar lejos del teléfono móvil o el ordenador pero a veces no nos queda más remedio. Durante el estudio tendrás que buscar palabras, ideologías, obras... y todo eso te lo ofrece Internet de forma fácil y cómoda. Lo que yo hago es poner el móvil en silencio y usarlo solo cuando es necesario. Para esto es necesario algo de autocontrol, pero creo que es mejor aprender a controlarnos (¡disciplina!) que quedarnos en bragas porque no tenemos ni idea de en qué consiste el marxismo, porque aceptémoslo: hay muchos libros que nos hablan de las cosas como si las conociéramos de toda la vida y no es verdad.

   ¿Qué necesitamos para estudiar?
      1. Libros y/o apuntes.
      2. Folios o libreta (personalmente, yo soy más de folios).
      3. Bolígrafos y rotuladores de colores.

      4. Obras de consulta / Internet.
      5. Lápiz y goma.

P.D: Este método es especialmente útil en "asignaturas de leer", como historia, historia del arte, historia de la música, ciencias, literatura... Todo lo que sea teoría. En asignaturas prácticas como inglés. lengua o matemáticas son necesarias otras técnicas que comentaré en otra entrada.  

      Método de estudio

1- 1ª lectura: Entender el texto. Se que parece una obviedad (y de hecho lo es) pero hay muchísima gente que empieza a estudiar y no sabe ni de que trata el tema; Se obcecan tanto en "tengo que memorizar esto" que ni se molestan en tratar de entender lo que cuenta aquello que leen. 
   Lee el texto con detenimiento, por tedioso que sea ¿De qué habla? ¿Lo entiendes todo? Si hay algo que no entiendes, aún después de leerlo varias veces, marcarlo con lápiz. Si es una palabra busca su significado, si es un nombre propio de algún periodo o ideología búscalo en internet, y más importante todavía ¡anótalo! (ya sea en un margen o un posit) Si aún después de esto no tienes ni idea de lo que dice el párrafo márcalo con unos interrogantes y pregúntale al profesor.
   Recuerda que no tienes que aprenderte todo tal y como lo pone en el libro y puedes usar tus propias palabras. 

2- 2ª lectura: Subrayar y numerar títulos. Todo el mundo se olvida de los títulos y son una pista muy importante: Si en el título pone "causas de la segunda guerra mundial" ya sabemos de qué vamos a hablar y de que no. 
   Marcad el título del tema en un color (puedes incluso decorarlo un poco) y los distintos apartados en otros ¡numerándolos, muy importante! Si en el examen te hacen una pregunta general, como por ejemplo "El Quijote", si has numerados los apartados sabrás de cuantas cosas tienes que hablar porque de algún modo tu cabeza sabe que son 5 apartados, aunque en el momento no recuerdes los nombres, saber que son 5 ya es bastante y puedes llegar a sacarlo incluso por descarte. 

3- 3ª lectura: Subrayar los más importante. Aquí empieza lo difícil, especialmente si eres como yo y cualquier detalle te parece importante. Si estamos estudiando historia del arte, por ejemplo, no nos importa demasiado que en las universidades españolas estudiaran obras de Cicerón o que pasaran de 600 alumnos a 7000 de un siglo a otro. Subraya con un color (diferente al de los títulos) las definiciones, los conceptos, las fechas, la información de calidad, y si puede tener sentido por si mismo aquello que has subrayado mejor.

4- 4ª lectura: Destacar: Después de leer atentamente el texto tres veces es muy probable que hayamos memorizado algo, pero esto no acaba aquí. Dentro de lo que hemos subrayado hay palabras o frases clave para nuestro ansiado aprobado. Ahora hay que identificarlas y marcarlas bien. Yo suelo usar el rotulador amarillo para subrayar lo importante y luego este paso lo hago con naranja, ya que estos dos colores no se mezclan. A veces para enfatizar más una palabra o fecha lo subrayo con una linea se bolígrafo verde o rojo, lo recuadro o lo circulo (especialmente si es algo muy importante que se me suele olvidar). 

5- Relaciona. A veces nos hablan de algo sobre lo que no sabemos mucho, pero quizás podemos relacionarlo con otra cosa que dominamos: Por ejemplo, si te gusta la moda de época y estudias arte, vas a tenerlo mucho más sencillo a la hora de saber de que siglo es un cuadro (especialmente si es un retrato) basándote en la ropa. O si sabes que la Bella Durmiente de Disney está inspirada en el siglo XIV, todo lo que sea arte gótico podrás datarlo sin demasiada dificultad. También es importante relacionar la nueva información con la que hemos estudiado anteriormente, ya sea de otro apartado u otro tema. Son pequeños detalles estúpidos que ayudan mucho y que nos lleva al siguiente punto. 

6- Apóyate: Los libros de textos suelen estar llenos de imágenes que son una buena pista. Recuerdo un examen de literatura que hice en el que se me había olvidado uno de los temas recurrentes de la poesía del renacimiento pero recordaba la página en la que estaban y en ella había una foto del cuadro de las tres gracias, entonces mi cabeza dijo "¡mitología!".
   No digo que os chapéis las imágenes, ni mucho menos (a menos que estudies cuadros, que entonces sí) pero tampoco las ignoréis por completo y al menos leed las anotaciones que vienen a veces debajo. 
   Los ejemplos también son muy importantes y estos si que es importante memorizarlos, al menos algunos de ellos.
    También puedes añadir dibujos esquemáticos que te ayuden a recordar.

7- Resumen y/o esquema: Ahora puedes pasar todo lo subrayado a papel de forma resumida, limpia, simple y con tus palabras. Personalmente soy más partidaria de los esquemas por puntos verticales (los cuales suelo añadir dentro del propio resumen), pero en determinadas ocasiones veo más útil los horizontales. Si nunca has hecho un esquema puede resultar complicado al principio pero luego se acaban haciendo solos. 
   

   Ejemplos:
1   Historia de la música (Título principal)
     1. Alta Edad Media (Subtitulo)
         1. El canto llano (Título del apartado a tratar)
             1. Origen: 
                  1. San Gregorio Margno.
                  2. Cantos judíos.
              2.  Características: 
                  1. Ritmo libre.
                  2. Monódico.
                  3. Función exclusivamente religiosa.
                  4. Acapella.
                  5. Sin cambios bruscos.
                  6. Se canta en latín. 
              3. Tipos:
                   1. Salmódicos.
                   2. No salmódicos.
             



   Lo único que nos queda es preguntarnos a nosotros mismos el tema o buscar a alguien que nos lo pregunte. ¡Recuerda que todo lo que estudies tiene que tener sentido y si se lo buscas será mucho más fácil!

   ¡Y esto ha sido todo por hoy! Espero que esta entrada os haya sido útil y espero también no tardar mucho en subir la siguiente entrada sobre métodos de estudio (creo que serán dos más).

   ¡Muchas gracias por pasaros, leer y comentar! ¡Un saludo y hasta la próxima!