Receta: pasta de dientes casera

   Hola guisantillos, ¿cómo va todo?

   Después de la última entrada (ésta) conseguí algunos ingredientes para la pasta de dientes casera (predicar con el ejemplo), pero como mis finanzas son bastante justas también improvisé un poco con cosas que tenía por casa. Llevo usando esta mezcla cerca de dos semanas; por el momento me funciona muy bien y no me hace llorar ni me anestesia la lengua como otras pastas de dientes. Por ello decidí hacer esta entrada dándoos la receta y proponiendo otras alternativas a demás de explicarlas un poco. 

Receta para detífrico, por Y. L. Lockhart
  • Arcilla blanca.
  • Aceite de coco (si no os gusta el sabor o el olor también existen desodorizados).
  • Aceite esencial de menta (de 5 a 15 gotas).
  • Bicarbonato de sodio. 
  • Infusión de caléndula. 

Preparación: 
  1. Calentamos un poco de agua (la mitad del recipiente en la que se vaya a guardar la mezcla, aprox) y ponemos en ella una cabeza de caléndula y unos cuantos pétalos (o solo pétalos, según lo que tengas). 
  2. Lo dejamos reposar mínimo 5 min mientras esterilizamos el recipiente y los utensilios que vayáis a usar para hacerla. Para esterilizar podéis hervirlos 3 o 5 min en agua o limpiarlos bien con alcohol.
  3. Cuando la infusión esté lista cuélela por si quedan restos de la flor y espera a que enfríe un poco. A continuación añadimos al brebaje una cucharadita de aceite de coco, una pizca de bicarbonato y 5 o 15 gotas del aceite esencial de menta. Removemos todo bien hasta que quede más o menos homogéneo (o sea: que el aceite quede líquido), ya que el aceite y el agua no se van a mezclar por mucho empeño que pongamos.  
  4. Por último iremos agregando cucharaditas de arcilla blanca hasta que nos quede de un espesor aceptable, eso, más o menos, va al gusto de cada persona.
  5. Cuando esté listo lo traspasamos al recipiente en el que lo vayamos a guardar. Puedes meterlo en la nevera unos minutos para que el aceite de coco de solidifique antes. 


¿Por qué estos ingredientes?
  • Arcilla blanca: es un ingrediente común en las pastas de dientes caseras y/o ecológicas ya que, a parte de su acción espesante, es desinfectante y calmante, por lo que va bien para las encías sensibles o que tienden a sangrar. 
  • Aceite de coco: mucho se ha hablado de las maravillas que puede hacer el aceite de coco y, actualmente, no es extraño toparnos con gente que enjuaga su boca con este aceite. Puede sonar un poco raro, pero en 2012 un grupo de científicos descubrió que, al mezclarse con la saliva, evita la proliferación de la bacteria que causa las caries (estudio aquí). A parte, los aceites tienden a actuar como conservantes naturales. 
  • Aceite esencial de menta: tiene propiedades antisépticas, estimulantes y es refrescante; a demás de un precio asequible. 
  • Bicarbonato: limpia los dientes y combate el sarro. También tiene propiedades blanqueantes, por ello recomiendo no usar demasiado, por lo que tengo entendido y por experiencia propia, los productos blanqueantes de dientes dañan el esmalte natural de éstos.
  • Infusión de caléndula: en las recetas para pastas de dientes caseras o eco es normal encontrar ingredientes menta, salvia, tomillo... ya sea en forma de aceite esencial o infusión. Yo no tenía ninguna de estas plantasen casa, pero la caléndula tiene propiedades antiinflamatorias, dermoprotectoras, cicatrizantes, antisépticas, antibióticas y fungicidas, entre otras.

Otros ingredientes que podemos usar:
  • Aceites escenciales o infusiones de: menta, tomillo, salvia, manzanilla, aloe vera (también podéis usar el gel), rosa mosqueta, anís verde, regaliz, romero, equinácea, eucalipto, gayuba, hipérico. Es muy importante informarse bien sobre las contraindicaciones de cualquier planta antes de utilizarla, así como tener en cuenta posibles alergias. Recomiendo usar infusión en lugar de aceite esencial, ya que estos son muy concentrados y es importante no pasarnos con las gotas para evitar posibles problemas (por regla general no más de 15 gotas, en total).
  • Si quieres darle un toque de sabor y dulzura a la mezcla (no sabe a nada), puedes añadir un poco de xilitol (edulcorante natural que se encuentra la fruta en pequeñas cantidades y que no produce caries).
  • Si queréis hace más cantidad que yo os recomiendo añadir algún tipo de conservante, como puede ser el extracto de semilla de pomelo. Esto alargará la duración del producto a 6 meses.  
ACLARACIÓN IMPORTANTE: Cuando digo "Aceite esencial de" me refiero a aceite esencial de verdad, no de estos que rondan los 3€ y se usan para quemadores. NO. Mucha gente los confunde y no son lo mismo; de hecho los segundos son tóxicos, son solo para usar como ambientador, nada más, ni se os ocurra usarlos en cosmética o aplicarlo sobre la piel (mucho menos tragarlos). 


   Eso es todo por hoy; espero que esta entrada os haya gustado y sido útil. Si vais a probar la receta me gustaría saber vuestra opinión, así como que me digáis otras que hayáis probado, ya sea en los comentarios de esta entrada o por twitter

   Muchas gracias por pasaros, leer y comentar.
   ¡Un saludo y hasta la próxima!