Emociones cinéfilas


  ¡Hola guisantillos! ¿Cómo va todo?

   El otro día (ese misterioso espacio de tiempo que va desde ayer hasta 1993) mi amiga Ariel Sirenita publicó en su blog "Hojas y palabras" el tag de emociones cinéfilas, el cual consiste en asignar una película a un emoticono. Me pareció muy interesante, especialmente para mencionar películas que no suelo nombrar en el blog. 
   A parte de la entrada también tomé prestada la idea de la imagen, la cual edité (seria muy descarado por mi parte coger la suya). 

   Muy bien, ¡Allévoy!




Felicidad

    Si... Ya se que empiezo un poco más el tag poniendo dos películas en el primer emoji, pero los que me conocen saben que es algo inevitable: La indecisión es parte también de mí. 
   La mayoría de las películas animadas podrían estar aquí, ya que soy una fanática de la animación y disfrutarla me hace feliz. Pero estas dos películas tienen un no se que... Algo que hace que sólo pensando en ellas me pongo de buen humor (o al menos mejora). 
   De La ruta hacia El Dorado destaco la banda sonora (especialmente "sin mirar atrás" y "es duro ser un dios") y sus dúo principal: Miguel y Tulio. A veces voy por la calle y me río sola recordando momentos y diálogos de la película.
   De Goofy e hijo poco puedo decir, ya que es una película que siempre me ha gustado. Adoro a Max y a Roxanne desde que era niña (y aún lo hago). De hecho quería ser Roxanne; En serio ¿Habéis visto su pelo?. Y las canciones de Power Line, que cada vez que las escucho me motivo; Tienen casi el mismo efecto que "Don't Stop me now". Mi favorita es "Stand out".


Tristeza



    ¡Bien! ¡Otra vez haciendo trampas!
   Si no sabías cual es mi película favorita aquí la tenéis: Moulin Rouge. Vale, tal vez no es la película más triste del mundo y hay un millón de historias peores pero: ¿Cómo no voy a estar triste después de la última interpretación de "Come what may"?  Esta película no tiene animales de por medio y sufro de forma indescriptible cada vez que la veo. Es tan bonita que lloro solo de pensar en ella. 
   Pocahontas. Uh... Si, se que es triste pero ¿tanto como para ponerla aquí? Pocahontas no está aquí por su desafortunado desenlace con Jonh Smith, está aquí por los hechos históricos (independientemente de su fidelidad). La historia de el mundo y de EEUU: Como los humanos llegamos y reclamamos todo como nuestro sin importar las personas o seres que habiten en esas tierras. Como el poder y la colonización destruyó y destruye culturas, pueblos, vidas y a la propia naturaleza. Lo poco que a la gente poderosa que puede cambiar las cosas le preocupa el bien estar del planeta y otros pueblos. Como todo lo que no sea como ellos merece ser destruido sin piedad. El respeto nulo. Eso es muy triste: es nuestra historia y, muy probablemente nuestro futuro. Y sí, que si no hubiera pasado todo eso yo no estaría escribiendo esto cómodamente en mi casa, pero el comportamiento del ser humano es algo que me apena profundamente, por eso Pocahontas está aquí. 
   ¡Y por último!: Hachiko. Os juro que no he visto película más triste en mi vida. Solo la vi una vez y buscando la portada para ponerla en el tag he llorado. ¡He llorado solo viendo al maldito perro!, y estoy llorando ahora. Para quien no lo sepa, la película está basada en una historia real que tiene su origen en Japón, concretamente en la estación de Shibuya. Allí está la estatua de Hachiko, un perro Akita que sigue esperando por su dueño. 


Enfado

   Pocahontas también podría estar aquí por lo anteriormente citado, que a demás de ponerme triste me enfada. Pero si existe una película con la que haya salido escaldada del cine y con ganas de que me devuelvan el dinero es Deadpool.
   Confieso que fui al cine sin muchas ganas de verla, pero me gusta ir al cine de vez en cuando y todos mis amigos iban a ir, así que me uní, ya que a veces me acompañan a ver películas que quiero ver (¡que bonita es la amistad!). Pero... oh... Me olía que el humor de Deadpool no era para mí, y lo confirmé pasando las peores 2 horas de mi vida en una sala de cine. No veía el momento de que acabara la película, o de que la inmortalidad del protagonista se anulara para que se muriera de una vez y dejara de parecer un completo subnormal cada vez que habría la boca. Tiene cosas buenas, a pesar de sus fallos tienen una buena narrativa, buen ritmo, efectos especiales... Pero los personajes... El protagonista, el villano (¡un villano de mierda, por cierto!) ¡son insoportables! ¡No los aguanto! 


Nostalgia


   Aquí podría poner muuuuuchas películas (en serio: MUCHAS): La bella durmiente, Matilda, Merlín el encantador, La princesa cisne, Mulan, Casper, Pequeños Guerreros, Quién engañó a Roger Rabbit, Oliver y su pandilla, Space Jam, El niño invisible... Pero 3 pequeños ninjas es especial por varias razones:
1-  En mi familia (es decir: mi hermana, mis primos y yo) es una película de culto. Que sí, que la película en si es vieja, cutre, y sorprendentemente similar con "Solo en casa" (¡pero con "ninjas"! ¡Y "ninjas" con metralletas!), pero había niños (niños como nosotros) patéandole el culo a adultos, y aún por encima su abuelo era un ninja y se pasaban la vida comiendo pizza. ¿Qué más puedes pedir cuando eres pequeño?
2- Ayudó a despertar mi amor por las artes marciales. Por que sí, me encantan. Los juegos de lucha también ayudaron, evidentemente, pero digamos que esta película asentó los cimientos .
3- Colt era mi amor platónico en aquel tiempo. Si, es un motivo de mierda, pero tiene una cara adorable y eso nadie me lo puede negar.
4- El abuelo entrena "ninjas, no asesinos"


Miedo

   ¡Esta no os la esperabais, eh! ¡Y quien diga lo contrario miente! 
   Quiero aclarar que no veo películas de miedo, es un genero que no me gusta. He visto algunas, pero no puedo decir que me dieran miedo, aunque probablemente su hubieran tenido aliens me habría cagado viva. 
   La primera vez que vi Mars Attacks era una joven niña inocente y pura (y un poco repelente también). Cuando vi por primera vez esos hombrecillos cabezones de ojos saltones tuve que abandonar la estancia. No dormí bien en una temporada por culpa de esos malditos marcianos, y aún tiempo después mi mente evocaba su recuerdo haciéndomelo pasar realmente mal y obligándome a correr por los pasillos para ir al baño (los pasillos también me dan miedo). 
   Obviamente me vi la película años después y descubrí que era una parodia. Igualmente me costó verla, ya que los marcianos me dan muy mal rollo. Pero ahora puedo dormir tranquila: Siempre llevo una ranchera en el móvil, por si acaso. 


Sorpresa

    En mi defensa diré que solo tenía pensado poner El laberinto de Fauno, pero hace unos días vi Kiki y me sorprendió gratamente. 
   Ya hablé de El laberinto del fauno en alguna entrada. Nunca me ha gustado el cine español: Casi todas las películas que he visto y conozco son comedias. Comedias a la española. Lo que se resume un poco en chistes fáciles o guarros, referencias al miembro viril, tópicos, gente que vocaliza mal y tetas. Y los que son dramas nunca han logrado que me interesara por los personajes como para importarme lo que les pudiera ocurrir. El laberinto del fauno es hispano-mexicana, pero tenía las mismas expectativas que con cualquier otra película española; ¡Me fascinó!: Como se mezclan la fantasía y la realidad en la mente de Olivia, el sátiro y otras criaturas fantásticas, la historia de fondo y cómo una niña vive todo ese drama de un mundo en guerra y constante cambio, el apartado visual... ¡Me encanta!
   Kiki es otra película española (pero esta española 100%) que me ha sorprendido gratamente a pesar de ser una parodia. ¡Y ojo! Porque es una parodia sobre sexualidad con menos chistes y bromas sexuales que la mayor parte de parodias españolas. En ella, 5 parejas intentan solucionar sus problemas con el sexo (y de pareja, en general), algunos de ellos descubriéndose a si mismos u aceptando sus manías y gustos peculiares. Se trata todo con muchísima naturalidad y se hace muy amena. La única y gran pega que le veo a la película es la banda sonora, pues los temas principales de la película son horrendos. 

Decepción

    Para quien no lo sepa: Soy fan de Spider-man. Es mi super heroe favorito, me he visto hasta películas antiguas de  que se resumen en un hombre caminando en mallas a cuatro patas sobre fondos de cartulina, ¡y las he disfrutado más que esta! 
   Amazing Spider-man 1 ya no me gustó mucho, a pesar de que logró conmoverme en alguna que otra escena, pero en este caso no podría estar más de acuerdo con Loulogio
  Fui a ver la segunda película porque quería ver morir a Gwen. No es que la muchacha me caiga mal, de hecho todas la féminas que giran en torno a Peter Parker me son un poco indiferentes (salvo Felicia y tia May). Pero siempre me ha parecido una escena bonita y quería verla, tenía mucha curiosidad por como la adaptarían a la gran pantalla. Y a pesar de que la escena me pareció genial, ¡no me parce que haya valido la pena ver la maldita película!: Empalagosa como ella sola (a demás sin motivo. ¿Qué pasa? ¡¿Que si te vas a estudiar fuera no puedes mantener una relación?!). Toda la película es Peter y sus problemas sentimentales mientras electro hace cosas irrelevantes de fondo, para llegar a los 10 últimos minutos de película y que aparezca el Duende para matar a Gwen. ¡Porque ya está! ¡Eso es todo lo que hace! (estoy hablando desde el recuerdo, ya que no he querido verla de nuevo) ¡Electro sobra totalmente en esa película, y eso que es el villano principal ¡¿Para qué cojones pones dos villanos en tu película si no vas a aprovechar ninguno de los dos?!


Angustia


   La vida de Chiyo es una angustia constante desde el primer minuto de película, cuando vemos como su familia la vende. Llega a la okiya y allí sufre maltrato físico y psicológico, los cuales perdurarán por años. Cuando parece que las cosas mejoran vuelve a perderlo todo de golpe; Pero ella es como el agua, y puede abrirse camino incluso entre las rocas. 
   Memorias de una Geisha es otra de mis películas favoritas. Puede influir que me encante la cultura nipona, especialmente antes de la revolución industrial, pero esta película es preciosa, tanto visualmente como la propia historia. 

Confusión

   Simplemente Cisne Negro. Cuando terminó la película no tenía muy claro lo que acababa de ver: No sabía si era un conflicto con ella misma, si era a causa del estrés, si estaba desarrollando doble personalidad, si se muere o no... Es confusa, en todos sus aspectos, y no hay mucho que pueda decir de ella, ya que solo la vi una vez y no la entendí muy bien.



   Y hasta aquí el tag. ¿Habéis visto alguna de las películas de la lista? ¿Cuáles son vuestras opciones?
   Espero que os haya gustado la entrada y os entre el gusanillo de ver alguna (si no las habéis visto ya). Y no os preocupéis, estoy lista para la piedras que me caerán por lo de Deadpool.

   ¡Muchas gracias por pasaros, leer y comentar. ¡Un saludo y hasta la próxima!