Cuidados básicos del rostro: Errores frecuentes

 Muchas veces buscamos por Internet consejos para mantener la piel de nuestro rostro en buen estado, y bien sea por falta de información o por cualquier otro motivo encontramos siempre los mismos consejos que por lo general, la mayoría de ellos, suelen ser erróneos  especialmente en lo que a pieles grasas o acneicas se refiere (que son también los que más preocupa normalmente). 
 Desde que estudio estética me he dado cuenta de que hay muchos engaños en este mundillo, por eso iré escribiendo en este blog algunas cosas que debemos hacer paran mantener la piel de nuestro rostro en buen estado, y hablar sobre los distintos tipos de piel y sus necesidades. Empezaré por algunas pautas generales que la gente suele hacer mal.
  • Exfoliantes:
 Los exfoliantes son una parte importante de la higiene facial, pero no se debe abusar de ellos o solo conseguiremos empeorar las cosas.
 Cuando compramos un exfoliante si leemos el modo de empleo solemos encontrar una frase tipo "Usar una vez por semana" o "de uso diario", pues bien, esto es una soberana desfachatez. El objetivo del exfoliante es eliminar las células muertas de la capa más superficial de la piel (extracto corneo) células que tardan aproximadamente 21 días en regenerarse por completo. Si nos exfoliamos el rostro cada semana lo único que conseguiremos es dañar la piel, y en caso de pieles grasas o con acné acentuar el problema, ya que al eliminar toda la grasa cutánea la piel estará desprotegida y fabricara el doble de grasa para regenerarse, esto es conocido como efecto rebote.
  • Mascarillas:
 Existen varios tipos de mascarillas en el mercado, las más comunes son:
 1- Lavables con agua: Es la mascarilla más común, tiene aspecto de crema y podemos encontrarla en bote o sobre. Esta mascarilla se aplica sobre la piel y al secarse queda rígida. Se elimina con agua. Pueden ser hidratantes, descongestivas, astringentes... Pueden usarse dos veces por semana.
 2- Efecto peeling: Estas también son muy comunes y mucha gente, al igual que con los exfoliantes, las usa de forma inadecuada. Esta mascarilla se aplica sobre la piel, una vez seca queda adherida a ella y debemos retirar la mascarilla tirando de ella (como si de una tirita se tratase), esto provoca el efecto peeling o exfoliante por lo cual solo debería usarse una vez al mes sin usar ningún tipo de exfoliante, pero debemos tener en cuenta que este tipo de mascarilla tiran de la piel y a la larga puede provocar flacidez a parte de arrancarnos el vello que podamos tener en el rostro.
 3- Plástica: Estas se parecen mucho a las anteriores pero una vez secas adquieren el aspecto de una película de plástico que se desprende fácilmente de la piel.