viernes, 30 de diciembre de 2016

En defensa de los pañuelos de tela


   ¡Hola guisantillos! ¿Cómo va todo?

   La entrada de hoy es algo diferente a lo habitual pero me apetecía hablar de este tema, a demás considero que puede ser útil en aquellos que estén interesados en reducir su cantidad de basura generada. #Savetheworld

   Hace unos meses decidí pasarme de los pañuelos de papel convencionales al clásico pañuelo de tela. ¿Por qué? Bueno, dejad que os relate mi historia:
   Cuando era pequeña yo usaba los pañuelos de tela por influencia de mi padre; Él tenía una colección enorme de pañuelos (y de relojes, pero eso no viene a cuento ahora) y me encantaba cogerle algunos, especialmente cuando estaban recién planchados. Porque sí, en mi casa hasta los pañuelos se planchan, y confieso que AMO el olor que la plancha deja en la tela. El caso es que a mí me empezaron a comprar algunos pañuelos de tela y yo, que siempre he sido una persona con muchísima mucosidad, supe aprovecharlos. El problema fue cuando a la larga, después de muchas gripes y refriados, me empezaron a hacer daño en la nariz de tanto sonarme. Cabe recalcar que no recuerdo mis pañuelos tan suaves como los de mi padre. El caso es que llegó un momento en una de estas super-gripes en la que tuve que empezar a usar pañuelos de papel con aloe vera de cuatro capas para pieles hiper sensibles (me hacían daño igual, pero bueno). Creo que fue por eso que dejé de usar los pañuelos de tela y comencé con los de papel. 
   Un día estaba yo tranquilamente vaciando la papelera de papel de mi habitación y, para mi sorpresa, el 90% de la bolsa eran pañuelos. Pensé también en la cantidad de pañuelos de papel que tenía en distintas prendas de ropa, o los muchos que tiré mientras estaba fuera da casa. La verdad es que es impactante pensar el todo el papel que gastamos, pero lo es más cuando es para algo como los mocos; Que parece una tontería pero cuando ves la cantidad de pañuelos en tu papelera y piensas en millones de personas más haciendo lo mismo pues... asusta; Y más cuando sabes que la inmensa mayoría de los pañuelos se hacen con celulosa virgen (o sea, que no es reciclado).


   Entonces un buen día decidí dar el paso y comencé a informarme por Internet sobre precios de packs y las mejores marcas (o sea, que fueran lo más suaves posibles). Evidentemente un pack de pañuelos de tela es más caro que uno de pañuelos de papel pero compensa a la larga pues les darás años de uso. Por suerte para mí mi madre guardaba algunos, de los cuales me dio los tres y solo he llegado a usar dos. Son super suaves y mi nariz sigue como siempre, puedo decir que no ha notado la diferencia. 

¿Ventajas?

  • --   La ventaja más evidente del pañuelo de papel frente al de tela es la reducción de basura generada; No solo en papel, si no también en plástico. 
  • --   El ahorro de dinero también es un factor importante: Si de tres pañuelos que tengo solo he llegado a usar dos (lavándolos cada semana. Un pañuelo en la lavadora no se nota) imaginaos un pack ¡Tendrás pañuelos disponibles durante años!
  • -- Si te gustan los pañuelos con olores estos puedes perfumarlos a tu gusto.
  • -- También puedes decorarlos con bordados, punto de cruz o pintura textil.
  • -- Existen gran variedad de diseños, tamaños, texturas...
  • -- No se rompen cuando tienes mucho que descargar.
  • -- No tendrás 50 pañuelos desperdigados por la casa y distintas prendas de ropa. Solo habrá uno, y estará contigo siempre .

¿Desventajas?

  • -- Si vas a un baño publico es mejor que no lo uses para limpiar tus partes en caso de ausencia de papel. Es el único motivo por el que sigo llevando pañuelos de papel encima. Eso o si se me acaban las bolsas recoge-cacas de los perros durante el paseo (menos mal que son pequeños). 
  • -- Si tienes una buena gripe puede que necesites más de uno. 

   Y ahora vamos con la pregunta típica: ¿Es anti-higiénico? No. No lo es. ¿Son anti-higiénicas unas bragas o unos calzoncillos por no ser de usar y tirar? NO. Porque se lavan; Pues los pañuelos exactamente igual. Personalmente, cuando usaba los de papel no me sonaba los mocos he iban para la basura. No. Los usaba hasta que no dieran más de sí, solo después los tiraba. Con los pañuelos de tela es igual, pero en vez de tirarlos los echas a lavar, y listo.


   Tal vez pueda parecer una memez pero creo que reducir todo lo posible la cantidad de basura es importante, especialmente en plástico y papel. Yo os animo a intentarlo, esto es tan solo un ligero cambio de hábito, no es algo tan "fuerte" o chocante, socialmente hablando, como puede ser el dejar de consumir carne. Lo importante es que cada uno contribuya a la causa como pueda y entre todos logremos ahorrar recursos ^^


   Y eso es todo por hoy. Muchas gracias por pasaros, leer y comentar.
   ¡Un saludo y hasta la próxima!
   #Savetheworld