Overwatch

   ¡Hola guisantillos! ¿Cómo va todo?
   Yo ando un poco desaparecida lo sé. Ya expliqué algunas de las causas en esta entradapero quizás la razón más importante es que es verano y no me apetece hacer nada. ¡Ni vivir! Y menos con estos días tan calurosos que me pica la piel sólo bajando al perro -.-. Una desgracia.

   Pero bueno, quejas a parte. Hoy os traigo una entrada "muy especial" (porque si os gustan los videojuegos ya sabréis lo que viene, a menos que hayáis estado viviendo los últimos meses en una cueva), se trata de una pequeña reseña del videojuego Overwatch.


   Overwatch es un multijugador shooter online en primera persona. En él contamos con una plantilla de 22 personajes (y más que habrá), divididos en ataque, defensa, tanque y apoyo, cada uno de ellos con sus propias habilidades, lo cual hace muy interesante el juego, ya que si no se te da precisamente bien llenar de plomo al enemigo, siempre puedes construir torretas y dejar que lo hagan por ti o dedicarte a curar a tus compañeros. 
   
   Durante las partidas contamos con un total de 6 miembros por equipo. Dependiendo del escenario y el tipo de misión (transporte de carga, conquistar bases enemigas, etc) debemos escoger a los personajes que mejor se adapten para cumplir nuestro propósito. O si eres un manta como yo usar siempre al mismo o intentarlo de vez en cuando con otro para terminar con el único que sabemos usar. Porque sí: Podemos cambiar de personaje durante las partidas, pero sólo en nuestra base. 

   ¡Espera un momento?: ¿Yuka jugando shooter? ¡¿Y a demás online?. Sí. Lo se. Suena increíble, este juego tiene todos los ingredientes para no gustarme y ¡sorpresa! tras probarlo decidí comprarlo a los pocos días. ¡Y ojo, que a demás juego en PC! xD
   Tal vez lo que hace tan accesible y atractivo Overwatch es su variedad de personajes y su colorido. Porque seamos sinceros: No es fácil encontrar juegos de este género coloridos, ya que predomina la "realidad color caca". 
   La mecánica es simple y, aunque al principio es confuso, tras un par de partidas acabas acostumbrándote. ¡Eso sí! Si tienes amigos que juegan juega con ellos, porque los tutoriales y el apoyo nunca vienen mal. Pero ten cuidado con su nivel, no quieras jugar en tu primera partida contra gente de nivel 100 o más. ¡Pero tranquilos! también podéis jugar en modo offline contra la IA ajustando la dificultad. No es lo mismo, pero para probar personajes en tus primeras partidas está bien; Al menos es lo que yo hice. Aunque el está claro que el punto fuerte es poder jugar con tus amigos (aunque tengas un nivel de mierda a su lado *cof, cof*. Pero ¿y la satisfacción de salir después como jugada destacada? No tiene precio). 

   Hablando de precios: Es el máximo inconveniente que le veo a este juego. Yo lo compré en oferta, la versión Origins por 38€. El precio original es de 60€, 40€ la versión standar ¡Una barbaridad! en mi humilde opinión. Especialmente porque no es un tipo de producto que suelo consumir y gastar tanto dinero me echaba mucho para atrás, pero creo que ha valido la pena. A demás mi portátil lo lleva sin problema. 


   A parte del juego existen también cortos animados y cómics que narran la historia de Overwatch.



   Y eso es todo por hoy. Espero que os haya gustado la entrada y si ya habéis jugado dejadme vuestra opinión en los comentarios.
   Muchas gracias por pasaros, leer y comentar. ¡Besos, D.va! Digo... ¡Un saludo y hasta la próxima!