Tutorial: Funda para móvil

  ¡Hola guisantillos! ¿Qué tal el verano? 
  Yo sin demasiadas novedades o actividad, aunque en unos días iré a una exposición y espero traeros fotos (¿de que es? ¡Ah, secreto!).

  Hoy os traigo un tutorial super sencillo, super barato y reciclando cartones de leche (bueno, en realidad somo uno). Os voy a enseñar a hacer una funda para móviles ¡con soporte y espacio para tarjetas!


  Disculpad la calidad de las fotos pero es que mi cámara tiene mal el objetivo y no podía sacar las fotos con el móvil. 

  ¡Comencemos! 
  Materiales:
  • Cartón de leche o zumo.
  • Tela; si es fina mejor.
  • Fieltro.
  • Tijeras.
  • Silicona caliente o fría.
  • Regla. 
  • Celo, cinta aislante o algo similar.
  • Plancha (la de la ropa).
  • Goma elástica.
  • Bolígrafo o lápiz. 
  • Móvil.
  • Carcasa de plástico (opcional).
  Lo primero será abrir el cartón de leche y dibujar con el bolígrafo la forma del teléfono. Esto no tiene ninguna ciencia, es poner el móvil sobre el cartón y pasar el boli al rededor. 

  Y recortamos, dejando en uno de los trozos un borde sin redondear las esquinas, como en el de la izquierda. 

  Cogemos los trozos estrechos que nos han sobrado del brik y los juntamos. Ponemos el recorte de las esquinas rectas en el centro de ambos y trazamos la silueta para luego recortar. 


  Y nos queda algo así.
  Ahora colocamos las piezas como en la siguiente imagen y las fijamos con la cinta acopladora unidireccional (celo). Dejamos una semaración de medio cm entre las piezas pequeñas y 2 cm para la grande (yo puse 1,5 cm y queda algo justo, así que podéis calcularlo poniendo vuestro móvil).


  Le damos la vuelta y sobre la parte plateada ponemos la tela con la que queramos forrar la funda.


  Calentamos la plancha, a alta temperatura, y planchamos para que la tela se quede pegada al cartón. Como la tela puede desteñir con el calor, coloca algún trapo viejo, pero ten cuidado que no se pegue también al cartón. En caso de ser así, despégalo con cuidado. 

  Le damos la vuelta y pegamos los bordes del mismo modo. Ten cuidado de no pasar la plancha sobre el cartón, ya que si es de algún color fuerte (como rojo o azul oscuro) puede manchar la plancha.
  Recuerda hacer unos cortes en las esquinas de la tela antes de plancharlo.




  Quitamos las cinta adhesiva y forramos del mismo modo el otro recorte de cartón que habíamos hecho.


  Ya no necesitaremos la plancha, así que podéis desenchufarla.
  Para el siguiente paso cogemos la pieza grande de nuestra funda y cortamos un trozo de goma elástica un poco más grande que esta. En la zona de las dos piezas estrechas, pegamos la goma en la pieza del borde, por el lado en el que es visible el cartón (espero que con las imágenes lo entendáis bien, porque me explico de pena).


  Ahora en la pieza sobrante pegaremos cuatro pedazos de goma en cada una de las esquinas, procurando que queden pegadas como en la imagen, rectas.


  Os quedará algo así.
  Es el turno del fieltro: Cortamos un trozo que cubra la estructura y lo pegamos con silicona. No importa si queda muy grande, puede cortarse después. Tened cuidado de no pegar las zonas sin cartón; o sea, no pegar las separaciones/pliegues.


 
  Hacemos lo mismo con la otra pieza y cortamos lo que sobra.


    Ahora vamos a pegar la pieza que queda suelta en la sección donde anteriormente pegamos la goma, poniendo la silicona solo en ese pedazo, quedando algo así:



  Otra opción para sujetar el teléfono es comprar o reutilizar una carcasa de plástico, pero yo no tenía ninguna, aunque es posible que se la ponga más adelante.  

  La funda puede quedar así o puedes añadirle los bolsillos para las tarjetas. Lo más lógico habría sido cortar el fieltro a medida, coser los bolsillos y luego pegarlo todo, pero como yo soy así de despistada lo he hecho al final.
  Usaremos una tarjeta cualquiera como guía y recortaremos un pedazo de fieltro para que la cubra de modo que se ve en la imagen. El pedazo de fieltro no tiene que llegar al final, solo hasta la terminación de la tarjeta, pues de lo contrario ésta se iría hacia abajo y no podríamos quitarla. 
  Pegamos el bolsillo con silicona.


  Y hacemos lo mismo sobre el bolsillo que acabamos de pegar. Esta vez el fieltro debe coincidir con el borde de la funda, para que quede más bonito.

Os mola mi fondo ¿eh?
  ¡Y la funda ya está lista! Fácil, rápido y para toda la familia. 



  Y hasta aquí la entrada de hoy; espero que os haya gustado.
  Gracias por pasaros por el blog, leer y comentar. Si decidís hacer la funda ya me diréis que tal os ha ido. ;)
  ¡Un saludo y hasta la próxima!

Bang, bang, bang!