Movimiento Zero Waste + Guía de inicio

   ¡Hola guisantillos! ¿Cómo va todo? 

   Tal vez algunos/as de los que me siguen en twitter esperaban una reseña de Spiderman: Homecoming, pero no. Salí del cine tan satisfecha que no se me ocurre ni como empezar a hacerla, así que escribí un pequeño hilo con una opinión general. Aclarado esto vamos con el tema que nos atañe en esta entrada: el movimiento zero waste o cero residuos/basura


   ¿Qué es este movimiento? Básicamente es una iniciativa que se ve cada vez más por Internet, especialmente en vídeos de YouTube, y que consiste en producir el menor número de residuos plásticos  posibles (y no biodegradables, en general).

   Como bien sabréis, el ser humano produce toneladas de basura a diario; basura no biodegradable que no es reciclada y se entierra o se tira al mar, contaminando de este modo nuestro planeta y explotándolo para seguir creando más productos desechables o de corta vida que acabaran en un contenedor a los pocos días, meses o al año para así volver a comprar. 
   Como norma general, según varios estudios, una persona media en un país desarrollado genera unos 500 kilos de basura al año. ¡Una sola! ¡Y somos millones! Las cifras son absurdamente alarmantes: la demanda de consumo en España es equivalente a 2,5 Españas; ¡más de el doble de lo que podemos producir!. Por ello, mucha gente concienciada ha decidido reducir su consumo y su basura (yo entre ellas, sí). Cada día somos más, por ello voy a hacer una "guía" de inicio al movimiento para que tú también puedas sumarte y aportar tu granito de arena para frenar el consumo desmedido que está condenando el ecosistema. 


      Creo que el modo más fácil es comenzar con un pequeño kit de inicio y un cambio de hábitos, ya que estamos demasiado acostumbrados a las cosas de usar y tirar: recipientes, botellas, pañales, servilletas, pañuelos, platos, cubiertos, vasos, compresas, bolsas... En fin, una lista casi interminable.
   Antes de empezar con el kit quiero dejar algo muy claro para aquellas personas que piensen que las cosas reutilizables no son higiénicas: ¡se pueden lavar, desinfectar y esterilizar! De nada.  

Kit de iniciación zero waste
  • Botella de acero inoxidable o cristal.
  • Pañuelos y servilletas de tela.
  • Trapos de cocina en lugar de papel de cocina.
  • Bolsas de tela y/o reutilizables.
  • Tuppers y/o fiambreras.
  • Cubiertos reutilizables. 
  • Jabón sólido en lugar de gel de ducha.
  • Esponjas y/o discos de tela para desmaquillar.
  • Cuchillas de acero inoxidable, maquinillas eléctricas (de afeitado o depilación), navaja de afeitar, cera…
  • Copa menstrual.
  • Compresas de tela.  
  • Cepillo de dientes de bambú.
   La botella de acero inoxidable es ideal para llevar en la mochila o en el bolso si sabes que sueles beber fuera. Y me refiero a beber agua, no a que te vayas de botellón por ahí (aunque este caso también podría usarse como petaca). La de cristal es mejor para tener en casa, y si no eres torpe ya es ideal; lo digo por experiencia propia. 
   Sobre el pañuelo de tela hice una entrada tiempo atrás, podéis leerla aquí; no hay gran diferencia de un pañuelo a una servilleta o un trapo
   Las bolsas de tela y las reutilizables (estas grandes para la compra que venden en Carrefour, por ejemplo) siempre son un acierto y no cuesta nada llevar una encima, especialmente si sabes que vas a comprar algo. También se pueden usar otras más pequeñas cuando compras fruta o cosas a granel. Otra opción es utilizar las de plástico que ya tienes hasta que rompan.
   Los tuppers o fiambreras son especialmente útiles cuando vas a comer fuera o para llevar aperitivos, al igual que los cubiertos reutilizables. Yo uso los de acero inoxidable que hay en mi casa, aunque normalmente llevo los de postre. También existen cubiertos de bambú: son super monos, biodegradables y vienen con un estuche. Es importante llevar los cubiertos cuando sepamos que vamos a comer en algún lugar de comida rápida donde usan cubertería de plástico para evitar su uso. 
  Jabón en lugar de gel de ducha; también existe el champú sólido en pastilla. Hay muchísimos tipos, formas, olores y colores. A mí personalmente me gusta comprarlos en tiendas artesanas o ferias o hacerlos yo misma en casa. Duran mucho más que el jabón líquido, no gastas envases, ocupa menos, lo puedes llevar en la maleta del avión sin preocuparte y, si lo haces tú, puedes personalizarlo a tu gusto. En otra entrada os enseñaré como hago yo mi jabón (el mejor que he usado jamás y apto para pieles muy sensibles y los bajos). 
   Esponjas y discos para desmaquillar: a parte de que no se deshacen y limpian mejor, son muy duraderos. Algunas esponjas al principio están un poco duras, por eso es buena idea tener los discos de tela de algodón para ojos y labios; yo todavía no los tengo porque mi esponja sigue viva y ya ablandó hace tiempo. También puedes tener uno o dos discos a parte para quitar el esmalte de uñas. 
   Cuchillas de acero, navaja, maquinilla eléctrica, cera... Tanto si te rasuras el vello (no lo recomiendo) como si te afeitas, la cuchilla de acero inoxidable es un excelente opción, ya que puedes comprar las cuchillas sueltas a buen precio y el embalaje suele ser de cartón. La navaja de afeitar sería lo más idóneo pero dudo que haya mucha gente que sepa usarla. Las maquinillas eléctricas, tanto de afeitado como de depilación suelen ser una buena inversión si se trata de algo que haces en casa a menudo. La cera es biodegradable (o debería serlo), pero no todo el mundo quiere tener una máquina de cera en su casa, cosa que entiendo.
   La copa menstrual; mi amiga; una de las mejores compras de mi vida. Podéis leer más sobre ella y mi experiencia aquí
   Compresas de tela. Yo tengo dos, y de momento solo he usado una, ya que con la copa utilizo la compresa quizás un día durante unas horas, como mucho. Las compré en la tienda Tres Amapolas y estoy muy contenta con ellas, aunque otra opción es hacerlas, hay varios tutoriales en YouTube sobre eso y su mantenimiento. 
   Todavía estoy en trámites de conseguir un cepillo de bambú nuevo, ya que donde yo vivo no se venden y son caros, por lo que sumarle los gastos de envío supone un precio desproporcionado para lo que es y un consumo de energía innecesario.


   En la imagen anterior tenéis un collage super elaborado de mi kit: los tuppers, botella y cuchara (tengo la esperanza de encontrar helados veganos algún día en una heladería). Mi neceser de Spiderman (lleno de ibuprofeno) con las cosas de la menstru, que están en esas bolsitas de tela tan monas. El jabón, la esponja facial, la maquinilla y los pañuelos. Finalmente mis bolsas; falta una, pero está en uso. 

   Una vez tengas alguno de estos elementos solo tienes que usarlos y, para ello, cambiar algunos hábitos. 
Habitos zero waste: nivel noob
  • Reutilizar.
  • Donar.
  • Vender.
  • Apuesta siempre por los objetos reutilizables y/o biodegradables, ecológicos, provenientes de fuentes responsables y comercio justo. 
  • Compras a granel.
  • Evitar las compras por impulso o el "ir de tiendas". 
  • Procura, siempre que puedas, comprar en tiendas locales y de segunda mano. 
  • Prioriza los productos con envases reciclables, de cristal o de cartón. 
  • Evita los plásticos en la medida de lo posible. 
  • No compres exfoliantes con micropartículas de plástico: ese plástico acaba en el mar. 
  • Haz tus propios productos naturales y eclógicos: YouTube es una mina ¡empieza a picar!
  • Compra de manera inteligente. 
  • Recicla.  
   No creo que reutilzar necesite una explicación, y si tú no quieres utilizar un objeto en cuestión puedes donarlo o venderlo, como es el caso de la ropa. 
   Cuando hablo de objetos reutilizables me refiero, por ejemplo, a las pajitas de bambú, los pañuelos de tela etc. También es importante tener presente dónde se fabricó ese producto y cómo: esto podemos saberlo informándonos un poco sobre la marca en Internet o leyendo la etiqueta. 
   Las compras a granel siempre están entre los principales consejos de ahorro económico y energético, ya que no tienen envase y por lo general es más barato. Desgraciadamente este tipo de compras se limitan a la fruta en mi caso, ya que donde yo vivo no hay establecimientos de este tipo.  También existen tiendas a granel de perfume, productos de peluquería o de limpieza, por lo que siempre puedes reutilizar los envases de otros productos. 
   El habito de "ir de tiendas" y comprar por impulso es algo muy dañino que tenía antes de leer La magia del orden; evita hacerlo: el mundo y tu cartera te lo agradecerán. 
   Evita los plásticos. A pesar de que algunas cosas de mi kit son de plástico, como los tuppers, el primer punto de la lista es reutilizar: tirar esos para comprarme otros cuando aun son útiles habría sido ridículo. 
   Es posible que escriba una entrada sobre compras inteligentes, pero mientras tanto podéis buscar como hacerlo en Internet. 
   Recicla: bien separando la basura, bien reutilizando envases o haciendo un bolso con un pantalón viejo. ¡Se creativo/a!

  
   Creo que sobra decir que si TODO EL MUNDO aplicara estas pautas en su día a día el cambio sería brutal. Por ello, desde mi silla de escritorio, os animo sumaros al movimiento y, para ello, os propongo un pequeño reto: escoge tres hábitos de los puntos anteriormente expuestos y llévalos a cabo durante un mes; como por ejemplo: llevar una bolsas cuando vayas a comprar cosas, buscar algo que necesites de segunda mano y tener siempre cerca tu propia botella de agua. El mes siguientes puedes añadir nuevos hábitos, y así sucesivamente. Cada pequeño gesto individual importa, tenemos un impacto enorme en el planeta y "un gran poder conlleva una gran responsabilidad". 

   Ahora os dejo por aquí un par de vídeos con unas recetas básicas

 
   Y ahora sí que sí, la entrada llega a su fin y yo me despido.
   Muchas gracias por pasaros, leer y comentar. ¡Un saludo y hasta la próxima!
   #Savetheworld